Alimentación Basada en Plantas

La alimentación basada en plantas consiste en consumir suficientes frutas, verduras, legumbres, cereales, frutos secos, disminuyendo tanto alimentos procesados como alimentos de origen animal al máximo. Es decir, menos leche de vaca y huevo, queso, mantequilla, yogurt, margarinas, frituras, embutidos, hamburguesas, harinas refinadas (galletas, kekes, tortas, empanadas, pasteles), dulces añadidos (azúcar blanca, azúcar rubia, chancaca, panela, miel de abeja, edulcorantes, saborizantes, estevia procesada, algarrobina), carnes (de todo tipo, incluidos pollo y pescado).

Se diferencia de las dietas vegetariana y vegana debido a que no se basa solo en restringir el consumo de alimentos de origen animal, sino que tiene como fundamento el consumo de alimentos naturales de origen vegetal.

De nada sirve eliminar los productos animales si mi alimentación se basa en el consumo de papas fritas, gaseosa y pizza vegana. Del mismo modo, comer alimentos orgánicos y de buena calidad no tendrá el efecto benéfico deseado si se consumen más productos animales.

Siempre tener en cuenta que en la alimentación basada en plantas se deben suplementar:
B12: 250 mcg/día o 2500 mcg/semana (obtenida de bacterias).
Omega-3 (opcional): 250 mg/día (obtenida de levaduras o algas).

Otra fuente de omega-3 que es más recomendable es la semilla de linaza (consumir 1 cucharadita/día.)

Esta es la alimentación más sana que existe. Previene y revierte las enfermedades que más muertes causan a nivel mundial y los efectos se pueden observar en menos de 10 días:
Hipertensión (presión alta)
Diabetes
Hipercolesterolemia (colesterol alto)
Ansiedad
Depresión
Infarto
Enfermedades cerebrales
Enfermedades renales
Enfermedades hepáticas
Litiasis Vesicular (cálculos de vesícula)
Enfermedades degenerativas
Apendicitis (50% menos riesgo)